Hermanos de intenciones.

Últimamente los medios de comunicación cada vez se parecen más a los partidos políticos: se supone que tienen que ser honestos, pero pierden su objetivo y acaban haciendo lo que les da la gana. Los medios de comunicación, si es que alguna vez lo tuvieron, han perdido completamente el respeto y la fiabilidad, al menos en nuestro país. El periodismo, sin embargo, tiene excepciones; la política parece que no. El objetivo del periodismo es contar lo que pasa tal cual ocurre, y no cambiar absolutamente nada. Pero claro: “es que los anunciantes, es que los bancos, es que ya no vendemos tantos ejemplares…” ¿Pero qué? Quizás la gente no compra los periódicos porque los ve como basura, como algo a lo que no se pueden aferrar para entender lo que ocurre en el mundo. ¿A caso es lógico que un periódico no pueda decir la verdad sobre el Banco Santander, la empresa Fenosa o el Partido Popular? ¿Sólo porque son anunciantes no se les puede denunciar si hacen algo mal? Y no es que no denuncien sus malos trapos, es que les lamen el culo. Me da vergüenza ver cómo los medios de comunicación desinforman y no aportan ni un ápice de verdad en los temas que merecen primera plana todos los días de la semana. Los medios de comunicación se han vuelto esclavos de sus anunciantes, y del poder político. Sus directores no se atreven a dirigir una mala palabra a cualquier persona o entidad de cualquier tipo sólo por miedo a las consecuencias. ¿A caso el buen periodismo es una mala consecuencia? Y es verdad que están surgiendo nuevos medios digitales que pretenden ser la excepción de esta mugre desinformativa, pero ¿cuánto tardarán en sucumbir a los encantos de la manipulación? Estos nuevos medios presumen de no tener ningún tipo de vínculo con bancos, es decir, el dinero para su funcionamiento lo aportan los socios. Pero el capital económico de estos medios es ínfimo, aunque hay que recordar que algunos grandes periódicos españoles se encuentran en números rojos. Y esto, obviamente, es un punto a favor para los anunciantes. Recordemos que hace unos meses el banco Santander compró simultáneamente la portada de los grandes periódicos del país, ofreciendo una singular metáfora de la situación del periodismo en España. Y ya no hablemos de las cadenas de televisión públicas. TVE tiene cada dos por tres a los redactores amotinados, reunidos y tirados en el suelo protestando por la censura en la cadena. Y recordemos que hace unos años era considerada la cadena con el mejor telediario del mundo, superando incluso a CNN, Fox o CBS. Luego están los grandes ejemplos del gran periodismo, como The New York Times, The Washington Post, The Guardian o The Sun. ¿Qué ha quedado de ese periodismo? Yo pienso que el periodismo objetivo es cosa del pasado, cuando no existía Internet. Quiero decir, los grandes ejemplos del periodismo y las mejores anécdotas y labores sociales se hicieron hace tanto que ya ni nos acordamos de cómo se hacían. Los redactores se pasaban el día en la calle, hablando con gente, visitando sitios, descubriendo; y no detrás de una pantalla repitiendo lo que tres agencias y mil medios más han dicho ya. Quedan resquicios de ese periodismo, el famoso periodismo freelance, o autónomo. Esto trata de que un periodista se arma de valor y de dinero, algo más difícil que lo anterior, para marcharse a Siria o al Congo para luego vender su reportaje al mejor postor. Pero claro, a ver quién es el afortunado que tiene el suficiente dinero para marcharse a cualquier sitio sin el apoyo y los medios de un gran periódico o cadena de televisión. Aunque alguna televisión queda que apoye este tipo de periodismo, véase Equipo de Investigación o En Tierra Hostil. Pero no es suficiente, porque el periodismo que ahora mismo hay que hacer, al menos en España, debe retumbar en los pasillos del congreso y en las sedes de los partidos. Tiene que ser un periodismo que no deje ni un mínimo de carta blanca a los grandes representantes, y que sirva para que los ciudadanos dejen de sobrevivir y empiecen a vivir. Y mientras los medios sigan haciendo lo que hasta ahora, me temo que seguiremos sobreviviendo a duras penas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s